¿Por Dónde Empezar?

El pensar en iniciar el proceso de admisión a la universidad y solicitar créditos escolares, puede parecer abrumador.
El estar informado de los pasos a seguir, te ayudará a mantener un proceso organizado y sentirte menos presionado. Algunos estudiantes y sus familias comienzan a planear diferentes opciones para asistir a la universidad con mucha anticipación, pero para el noveno grado, es cuando el proceso debe tomarse muy seriamente.

Toma Las Clases Adecuadas

Planea que el programa de materias en la preparatoria o bachillerato incluyan cuatro años de inglés, historia, matemáticas, ciencia y un idioma extranjero. Desde tu primer año (Freshman), un consejero académico puede ayudarte a revisar tus materias seleccionadas y asegurarse que te has inscrito correctamente a las clases preparativas para la universidad.

Involúcrate

A las universidades les agrada ver estudiantes íntegros participando en actividades extracurriculares como bandas escolares, coros, deportes, grupos ecologistas, clubs de  actuación dramática, equipos de matemáticas y ciencias o en la edición del periódico o revista de la escuela. No hay nadie que pueda hacer todo a la vez, así que te recomendamos que busques y elijas las actividades que sean de más interés para ti.

El servicio comunitario es muy importante también. Siempre dona tiempo como voluntario cada vez que tu horario te lo permita. Existen varias organizaciones para casi cualquier tipo de interés que tengas, como ayudar a las personas sin hogar, enseñar a niños pequeños a leer, ayudar a limpiar parques y ecosistemas, ser colaborador en almacenes de comidas para desastres y necesitados, son sólo algunas opciones. Las iglesias y otros grupos espirituales también ofrecen ayudas voluntarias y cuentan con organizadores.

Infórmate De Tus Opciones Para El Futuro

Asiste a ferias de educación que los colegios o universidades de tu área organicen. Habla con los representantes académicos y los estudiantes que ya asisten a esas universidades que estén presentes en la feria.

Marca tu calendario con las fechas de ferias educacionales, sesiones informativas, calendario de exámenes y fechas límites de inscripción.

Visita las universidades de tu comunidad en tiempo de clases regulares. Muchos colegios y universidades tienen clases en el verano también y, puesto que el campus no está tan ocupado como en tiempo de clases regulares, tal vez tengas más tiempo para conocer con mayor profundidad la escuela y mirar los alrededores.

Habla con amigos y familiares cuando regresan de la universidad a su casa en tiempos de vacaciones. Pregúntales que les gusta y que no. Diles que te cuenten cómo fue su experiencia en sus primeros meses.

Familiarízate con los formatos de los exámenes estándares. El obtener buenos resultados en los exámenes de admisión para la universidad puede significar que tengas más opciones de escuelas a elegir y que puedas calificar para becas privadas, becas del estado u otros apoyos para tu educación.

En Tennessee, el examen más importante previo a la universidad es el ACT. Las universidades públicas y los colegios usan los resultados de este examen para poder decidir qué estudiantes admitir y cuáles son los que necesitan tomar clases de regularización o recuperación. A nivel nacional, muchas de las universidades privadas y de mayor renombre, requieren que los aspirantes tomen el SAT, que es otro tipo de examen de admisión.

Comienza a informarte acerca de préstamos financieros, becas privadas, becas del estado y colegiaturas de universidades.  Esto es un aspecto muy importante. Habla con tus padres acerca de alternativas para pagar la universidad y comiencen a trabajar juntos en un plan.